InicioSaludPrimer muerto en Salta por COVID en 2024: los expertos advierten la...

Primer muerto en Salta por COVID en 2024: los expertos advierten la importancia de reforzar la vacunación

En las últimas algunas semanas, se registra un incremento en la cantidad de contagios. Según el Ministerio de Salud nacional, más de 10 millones de personas de 50 años y mayores hace más de 6 meses que no reciben un refuerzo.

Es importante completar los esquemas de la vacunación y tener aplicada al menos una vacuna bivalente (Imagen Ilustrativa Infobae)

La cantidad de afectados por COVID sigue creciendo. Según indicaron desde el Ministerio de Salud argentino, en el reciente Boletín Epidemiológico, “en las últimas 2 semanas epidemiológicas (de 2023) se verifica un incremento en el número de casos”. Esta situación, que se registra en todo el país, tuvo su primera víctima fatal en Salta en 2024, según confirmaron las autoridades sanitarias provinciales.

El director General de Coordinación Epidemiológica de Salta, doctor Francisco García Campos explicó a Infobae: “Nos sorprendió el aumento de casos. Tuvimos 89 en una sola semana. Desde febrero de 2023 tuvimos entre 20 a 30 casos por semana, según nuestro Boletín Epidemiológico que seguimos elaborando de forma semanal”.

“Nos resultó llamativo el incremento del virus SARS-CoV-2 en aguas residuales, lo que suele tener correlación con el aumento de casos, es un indicador ambiental”, expresó García Campos. Y agregó: “Actualmente estamos a la espera de la evolución de la variante JN.1, que es la que está circulando. No hay aumento de enfermedades respiratorias, pero el escenario es complicado porque tenemos que diferenciar bien si se trata de COVID o dengue cuando un paciente refiere fiebre”.

La persona que falleció es un hombre de 40 años. “Tenía 4 dosis de la vacuna y enfermedades de base. Ingresó al hospital en un estado avanzado del proceso respiratorio y falleció a las pocas horas”, relató García Campos, que confirmó que actualmente hay 7 pacientes internados en Salta.

Las reuniones de fin de año y las vacaciones incrementaron el riesgo de transmisión de COVID-19 y aumentaron los casos, indicaron los expertos  (iStock)Las reuniones de fin de año y las vacaciones incrementaron el riesgo de transmisión de COVID-19 y aumentaron los casos, indicaron los expertos (iStock)

Ante esta situación, el experto adelantó: “Vamos hacer un incremento de la cobertura de vacunación; revisar esquemas en toda la población, que al menos tengan aplicada una vacuna bivalente; vamos a aumentar la oferta de vacunación y de test rápido de hisopado nasofaríngeo. Sigue en funcionamiento el servicio el UMA, la unidad de monitoreo ambulatorio, que estuvo trabajando durante todo el año en el Hospital Señor del Milagro, Salta”.

Lo cierto es que, además de Salta, existe un incremento en la cantidad de casos en el NOA. Un ejemplo es Jujuy, que registra 711 personas afectadas, según informó el martes el Ministerio de Salud de la provincia. De igual forma, aclararon que solo dos personas se encuentran hospitalizadas.

La variante que circula hoy en el mundo, la JN.1, una subvariante de Omicron, y da un cuadro clínico más leve: congestión nasal, tos, fiebre, estornudos, y raramente genera complicación (Imagen Ilustrativa Infobae)La variante que circula hoy en el mundo, la JN.1, una subvariante de Omicron, y da un cuadro clínico más leve: congestión nasal, tos, fiebre, estornudos, y raramente genera complicación (Imagen Ilustrativa Infobae)

El COVID en la Argentina

El médico infectólogo Pablo Bonvehí, jefe de la sección Infectología y Control de Infecciones del CEMIC, en diálogo con Infobae se refirió a la suba de infecciones y remarcó que el virus SARS-CoV-2 sigue circulando en el mundo, vinculado a la aparición de nuevas variantes que son capaces de evadir mejor la respuesta inmune, ya sea generada por las vacunas o por infecciones previas.

“La variante que tenemos ahora circulando en el mundo, la JN.1, es una subvariante de Ómicron. Sabemos que da un cuadro clínico más leve, sobre todo de congestión nasal, tos, fiebre, estornudos, y que raramente genera complicación. Las pocas personas que se hospitalizan presentan factores de riesgo, tienen edad muy avanzada, con inmunosupresión, entre otros”, afirmó.

En una nota reciente en Infobae el doctor Ricardo Teijeiro (MN 58065), infectólogo del Hospital Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), expresó: “Hay un aumento de casos. Por ahora, vemos que circulan las variantes habituales, pero con un aumento significativo y bastante importante para esta época del año de casos que no son graves. Es esperable que, llegado el otoño y el invierno, tengamos mayor circulación y que también empiecen a circular la variantes que están en el hemisferio norte”.

El SARS-CoV-2 continúa circulando globalmente con nuevas variantes que desafían la inmunidad. En la actualidad circula la subvariante JN.1 (Getty Images)El SARS-CoV-2 continúa circulando globalmente con nuevas variantes que desafían la inmunidad. En la actualidad circula la subvariante JN.1 (Getty Images)

Asimismo, la infectóloga Elena Obieta (MN 76451), jefa del servicio de enfermedades transmisibles y emergentes de la Municipalidad de San Isidro y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), señaló a Infobae que se registra “un incremento sostenido de casos, igual que otros años, después de las reuniones de fin de año, las aglomeraciones y las fiestas en la playa, por poner algunos ejemplos”.

“Empezamos a tener un aumento y se ve en el consultorio, las guardias y en un montón de gente que está cursando un cuadro que estiman que es resfrío, alergia y cursa con un poco de tos, que en el peor de los escenarios se automedica, y resultó que era COVID”, continuó la experta. Y agregó: “Esta situación puede tensionar un poco el sistema de salud, en especial en la consulta ambulatoria, ya que además podemos tener superposición con mayor cantidad de casos de dengue. Estas dos patologías puede poner un poco en tensión al sistema”.

La importancia de seguir el esquema de vacunación

Lo cierto es que en el documento emitido por la cartera sanitaria, la situación de más de 10 millones de personas de 50 años y mayores que hace más de 6 meses que no reciben una dosis de refuerzo es calificada como “preocupante”, debido a que son la población con “mayor riesgo de padecer enfermedad grave”.

En una nota reciente , se señaló que “en la semana del 18 de diciembre de 2023 se registraron 84 casos confirmados diarios, según la fecha de inicio de los síntomas como promedio semanal. Dos semanas después (la del 1 de diciembre), se notificaron 212 casos confirmados diarios. Es decir, hubo un aumento de 152% de los casos diarios considerando el promedio semanal”.

En la Argentina la curva de casos de personas con diagnóstico positivo por SARS-CoV-2 ha vuelto a subir desde la segunda quincena de diciembre. Completar el esquema de vacunación es esencialEn la Argentina la curva de casos de personas con diagnóstico positivo por SARS-CoV-2 ha vuelto a subir desde la segunda quincena de diciembre. Completar el esquema de vacunación es esencial

Ante esta situación, la vacunación es imprescindible. Es por ese motivo que la cartera sanitaria, mediante este documento, destacó que “al día 02/01/2024 la cobertura total del país con primera dosis es del 93,6%, con bajas coberturas en menores de 3 años y del 100% en mayores de 50 años”, mientras que “las coberturas totales del esquema primario completo (dos dosis o dosis única según corresponda) son del 82,4%, siendo del 91% en personas mayores de 18 años”.

En ese tono, indicaron que “el total de la población que recibió el primer refuerzo es del 49,6%, siendo alrededor del 75% en los mayores de 50 años. En cuanto al segundo refuerzo, la población mayor de 50 años presenta cobertura mayor al 40% y cercanas al 45% cuando se considera a los mayores de 60 años”. Sin embargo, advirtieron sobre la baja en la tasa de vacunación que se registra cuando se analizan los refuerzos.

“Es muy importante puntualizar y recordar los lineamientos de vacunación vigente, que indica que toda persona de más de 50 años, independientemente que sea sano y hayan transcurrido más de seis meses post vacunación, debe darse un refuerzo. Lo mismo que las personas con inmunosupresión de cualquier edad a partir de los seis meses de vida, también debe darse un refuerzo si la última dosis la recibió más allá de los seis meses, lo mismo que las embarazadas. También el personal de salud debe vacunarse si recibió una dosis más allá de los seis meses”, aseguró Bonvehí.

Y concluyó: “El concepto actual de refuerzo de vacunación contra COVID no tiene que ver con el número de dosis previa, porque es muy común escuchar que uno ‘dice tengo cinco dosis, tengo seis dosis’. Lo que importa ahora es saber cuándo fue la última dosis, si pasó mucho tiempo hay menor probabilidad que la vacuna lo proteja contra las formas graves. Así que volviendo al principio de lo que yo decía, es muy probable que en la medida que se incrementen los casos, empecemos a ver alguna complicación con hospitalización, como ya estamos viendo, y eventual mortalidad de pacientes con factores de riesgo”.

RECOMENDADOS