InicioPolíticaParitarias permanentes: uno de los gremios grandes firmó casi 40% de aumento...

Paritarias permanentes: uno de los gremios grandes firmó casi 40% de aumento por dos meses

  • Se trata del acuerdo de Smata y las terminales automotrices. El incremento es a cuenta de la inflación acumulada en el período.
  • Mas gremios negocian esquemas de indexación mensual o bimestral de los salarios para contener el impacto de la suba de precios.

Mientras el Gobierno sigue sin definir los lineamientos centrales de su política salarial y, en represalia por el paro de la CGT, suspendió sin fecha la convocatoria al Consejo del Salario prevista para antes de fin de mes, los principales gremios de la central obrera avanzan a paso firme para generalizar un esquema de paritarias permanentes, con garantía de actualizaciones salariales mensuales o bimestrales, para no perder terreno contra la inflación en el arranque de la gestión de Javier Milei.

Así, el sindicato de mecánicos de Smata, uno de los más importantes del sector industrial definió este martes su negociación con las terminales automotrices y acordó un incremento salarial de 38,85% para los meses de enero-febrero a cuenta de la evolución de la inflación acumulada en el bimestre.

El convenio se enmarca en el mismo modelo que previamente selló la industria de la construcción. En ese caso, el gremio de la UOCRA, que conduce Gerardo Martínez, selló con las cámaras empresarias de la actividad (Camarco y FAEC) un aumento salarial del 20% solo para enero, a cuenta de la suba de precios mensual y con un esquema de revisión permanente.

Respecto al acuerdo entre SMATA, el gremio que lidera Ricardo Pignanelli, y las terminales automotrices, el entendimiento supuso un cambio significativo del tradicional esquema trimestral de negociación en la actividad, que desde ahora será bimestral y con la incorporación de subas salariales a cuenta de la inflación del período, en la misma sintonía del aumento que se definió en la industria de la construcción.

Justamente en ese convenio, el planteo implica una indexación mensual de los salarios, que es resistida por la administración de Javier Milei, e inaugura un modelo de paritaria permanente que ya funciona como base para las discusiones que iniciaron el resto de los gremios del sector privado en un intento por contener el deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores en un contexto de gran incertidumbre respecto a la evolución de la inflación en los próximos meses.

Los gremialistas decidieron acelerar con el modelo de paritarias de cortísimo plazo y una pauta de aumento con piso de 20% mensual mientras el Gobierno mantiene el silencio respecto a los ejes de su estrategia de cara a la negociación salarial. Apenas Javier Milei desembarcó en la Casa Rosada desde la Secretaría de Trabajo, que encabeza Omar Yasín bajo la órbita de la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, deslizaron la intención oficial de alentar paritarias bimensuales o trimestrales con cláusula gatillo por inflación y hasta anunciaron la convocatoria a discutir la actualización del salario mínimo, vital y móvil para antes de fin de enero. “Habrá que aumentarlo (al salario mínimo) desde enero en un porcentaje bastante considerable”, había anticipado el propio Yasín.

Sin embargo, la interna abierta entre los funcionarios del área laboral con el ala dura que conforman el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el asesor presidencial Federico Sturzenegger (y que derivó en el despido del subsecretario de Trabajo, Horacio Pitrau), dejó en suspenso todo el plan.

A ello se sumó en las últimas horas la decisión oficial de postergar sin fecha la discusión del aumento del salario mínimo, que desde este mes se ubica en $ 156.000 y representa la referencia principal para la actualización de los planes Potenciar Trabajo, cuyo beneficio equivale a la mitad del piso salarial. “Era previsible, en medio de la ofensiva que lanzaron contra el paro, que lo iban a suspender”, le dijo a Clarín uno de los referentes de la conducción de la central obrera.

La UTA, al borde del conflicto

También sobre el esquema de paritarias cortas se desarrolló este martes la negociación entre el gremio de colectiveros de la UTA y las empresas del transporte automotor, aunque las partes no lograron sellar un entendimiento. Roberto Fernández, el titular de la UTA, renovó el reclamó por un incremento mensual en torno al 30% para enero y febrero, además de una suba adicional de 22% retroactiva a diciembre para compensar la inflación 2023, pero la propuesta fue rechazada por las cámaras. Ahora el gremio amenaza con declarar un paro de colectivos para los próximos días.

En el caso del sector bancario las discusiones entre el gremio que lidera Sergio Palazzo y las cámaras que agrupan a los bancos para definir el aumento que regirá desde enero se iniciarán antes de fin de mes. De cualquier forma los salarios del sector se ajustarán previamente en forma automática y retroactiva a diciembre en un 23,2% -tal como las partes habían convenido en su último entendimiento- para compensar la diferencia entre el incremento anual convenido en la paritaria 2023 de 188,2% y la inflación acumulada en el mismo período de 211,4%.

En cuanto a la negociación en seguros, el titular del gremio y también miembro del consejo directivo de la CGT, Jorge Sola, comunicó este lunes el comienzo de las discusiones formales por la recomposición salarial de los tres convenios que rigen la actividad y confirmó que impulsan también un modelo de actualización similar al firmado por la construcción. “Estamos solicitando un incremento que permita recuperar las diferencias de 2023 y, en base a ello, establecer nuevos esquemas salariales de cortísimo plazo“, indicó el gremialista.

RECOMENDADOS