InicioSociedadLos beneficios para el organismo de dejar de beber alcohol durante un...

Los beneficios para el organismo de dejar de beber alcohol durante un mes

Estudios revelan que adoptar este hábito no solo mejora el sueño, sino que también reduce la fatiga y los dolores de cabeza, brindando una sorprendente transformación

El hígado agradece un descanso del alcohol, con enzimas hepáticas que disminuyen y se normalizan después de uno o dos meses sin consumo (Eric Helgas/The New York Times)

(Psychology).- ¿Cuáles son los efectos en la salud de un enero sin beber? ¿Puede reducir el consumo de alcohol durante ese tiempo tener beneficios a largo plazo?

Champán, ponche de huevo, vino caliente: para muchos, la temporada de fiestas es un momento de celebración que, por lo general, implica grandes cantidades de alcohol. Por tanto, no es de extrañar que en años recientes aproximadamente entre 15 y 19 por ciento de los adultos en Estados Unidos se hayan comprometido a participar en el enero seco o abstemio, conocido en inglés como Dry January, o Drynuary, en un esfuerzo por expiar sus decisiones de diciembre y, con suerte, mejorar un poco el estado de su hígado.

Se ha investigado poco sobre lo que puede hacer por tu salud pasar un mes sin consumir alcohol. Y los beneficios dependerán de cuánto y con qué frecuencia bebías antes, dijo Danielle Dick, profesora y directora del Centro de Investigación sobre Adicciones de Rutgers.

Pero, agregó Dick, sabemos que el alcohol tiene numerosos y variados efectos en el cuerpo, “así que, presumiblemente verás mejoras en muchas áreas independientemente de cuánto bebas”.

El consumo moderado a excesivo de alcohol eleva la presión arterial y aumenta los riesgos cardíacos, según estudios que sugieren beneficios cardiovasculares al dejar de beber (Imagen ilustrativa Infobae)El consumo moderado a excesivo de alcohol eleva la presión arterial y aumenta los riesgos cardíacos, según estudios que sugieren beneficios cardiovasculares al dejar de beber (Imagen ilustrativa Infobae)

Te sentirás peor, luego mejor

Si eres un bebedor habitual, cambiar tus hábitos de forma repentina puede hacerte sentir peor al principio, no mejor, dijo Sara Jo Nixon, neurocientífica cognitiva y directora del Centro de Investigación y Educación en Adicciones de la Universidad de Florida.

Si experimentas algún síntoma de abstinencia de alcohol, especialmente alguno grave como confusión, alucinaciones, fiebre o convulsiones, es importante que consultes con un médico, dijo Duncan Clark, psiquiatra que estudia el consumo de sustancias en la Universidad de Pittsburgh.

Las personas que consumen alcohol en exceso a diario o casi a diario –es decir, hombres que beben cinco o más copas, o mujeres que beben cuatro o más copas en aproximadamente dos horas– no deberían dejar de beber de golpe sin antes discutirlo con un médico, dijo Clark.

Cambiar abruptamente los hábitos de consumo de alcohol puede generar síntomas de abstinencia, como irritabilidad y depresión, según expertos en neurociencia cognitiva (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)Cambiar abruptamente los hábitos de consumo de alcohol puede generar síntomas de abstinencia, como irritabilidad y depresión, según expertos en neurociencia cognitiva (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)

Quienes beben menos, sin embargo, probablemente comenzarán a sentirse mejor después de unos días de sobriedad. Si bien el alcohol te ayuda a dormir más rápido, también afecta la calidad general de tu sueño. Al no beber, es probable que te despiertes cada mañana sintiéndote más descansado, dijo Nixon.

Cuanto más bebas, es más probable que tu función sexual se vea afectada. Al eliminar el alcohol, tu vida sexual también podría mejorar, agregó Clark.

Tu corazón y tu hígado te lo agradecerán

Los estudios dan a entender que el consumo moderado a excesivo de alcohol aumenta la presión arterial y puede causar daño en los vasos sanguíneos y ritmos cardíacos anormales, dijo Clark. El alcohol también incrementa en la sangre los niveles de partículas potencialmente dañinas llamadas radicales libres, que pueden aumentar el colesterol LDL, o “colesterol malo”, añadió Munir.

La calidad del sueño mejora al dejar de beber, ya que el alcohol afecta negativamente la duración y la profundidad del descanso nocturno (Imagen Ilustrativa Infobae)La calidad del sueño mejora al dejar de beber, ya que el alcohol afecta negativamente la duración y la profundidad del descanso nocturno (Imagen Ilustrativa Infobae)

Cuando dejas de beber, “estos radicales libres comienzan a ser eliminados del cuerpo y mejora la salud del corazón”, dijo Munir. “Todos estos beneficios comienzan a ocurrir desde el primer día después del último trago”. El consumo excesivo en poco tiempo también puede dañar el hígado, lo que aumenta el riesgo de enfermedades hepáticas, por lo que un descanso puede ayudarlo a sanar.

“Una vez que una persona deja de beber, las enzimas hepáticas comienzan a disminuir y dentro de uno o dos meses vuelven a sus niveles normales si no hay demasiado daño”, dijo Munir.

Beneficios más allá de un mes sobrio

En cuanto a si estos beneficios persistirán si vuelves a beber en febrero, todo depende. Si empiezas a beber la misma cantidad que antes, es poco probable que experimentes beneficios para la salud a largo plazo, dijo Clark. Pero tu mes de abstinencia probablemente disminuirá tu tolerancia, por lo que no necesitarás beber tanto para sentirte como antes de que dejaras de hacerlo, agregó Clark.

Más allá de mejoras inmediatas, el "Dry January" ofrece la oportunidad de tomar decisiones saludables a largo plazo sobre el consumo de alcohol (Imagen Ilustrativa Infobae)Más allá de mejoras inmediatas, el “Dry January” ofrece la oportunidad de tomar decisiones saludables a largo plazo sobre el consumo de alcohol (Imagen Ilustrativa Infobae)

Y tal vez ni quieras. Entre otras cosas, pasar un mes sobrio puede ayudar a la gente a darse cuenta de cuánto beben y por qué. Dejar de beber a menudo lleva a las personas a preguntarse: “¿Por qué estoy bebiendo esta cantidad? ¿Juega un papel en cómo me siento? ¿Pienso que lo necesito?”, explicó Nixon.

El mes sin alcohol también ayuda a romper los hábitos de bebida arraigados, como tomar una copa de vino todos los días después del trabajo. Un estudio publicado en 2016 descubrió que incluso seis meses después, en promedio, las personas en el Reino Unido que habían dejado de beber en enero bebían alcohol un día menos por semana y consumían casi una bebida menos cada día que bebían, en comparación con su consumo de alcohol antes del mes de sobriedad.

En otras palabras, más allá de los beneficios inmediatos para la salud, pasar un mes sin beber puede ayudarte a romper malos hábitos, reflexionar sobre el papel que el alcohol juega en tu vida y darte la oportunidad de tomar decisiones más saludables mucho después de que termine ese mes.

RECOMENDADOS