InicioPolicialesLa tragedia de los Oliver, la familia ligada a Ramón Díaz: dos...

La tragedia de los Oliver, la familia ligada a Ramón Díaz: dos hijos muertos en choques

En 2005 murió Brian, de 18 años. Lo atropelló un auto, en Mar del Plata. Este martes murió Bárbara, de 32, nuera del DT Ramón Díaz, en la ruta 5, cerca de 9 de Julio.

Bárbara Oliver tenía 32 años y un nene de 5. Esposa de Michael Ramón Díaz (37), el hijo menor del director técnico Ramón Ángel Díaz (63), murió este martes en un choque en la ruta nacional 5 mientras viajaba con su familia, cerca de 9 de Julio.

Su marido está internado y bajo custodia policial en medio de una causa caratulada como “doble homicidio culposo“.

Díaz manejaba su camioneta Dodge RAM cuando aparentemente se cruzó de carril y se tiró a la banquina para evitar el impacto de frente con una Renault Kangoo, pero su conductor, Aldo Alberto Flaque, un bombero de 67 años que vivía en 25 de Mayo, hizo la misma maniobra y los vehículos chocaron.

Así quedó la Dodge RAM de Michael Díaz. Foto: Corredores Viales S.A.Así quedó la Dodge RAM de Michael Díaz. Foto: Corredores Viales S.A.

No es la primera historia trágica alrededor de Bárbara. Su hermano Brian murió tras ser atropellado por un auto en Mar del Plata, el 16 de enero de 2005. Tenía 18 años.

Bárbara había vivido en el barrio Don Bosco, en Mar del Plata. Tras el choque, falleció en el acto. Según información preliminar, creen que la mujer no tenía puesto el cinturón de seguridad porque salió despedida.

De acuerdo al diario La Capital, sus papás, Eduardo y Bibiana, tuvieron dos hijos y luego se divorciaron. Ella después fue pareja del entrenador de básquet Néstor “Che” García, actualmente al frente del seleccionado de República Dominicana.

Michael y Ramón Díaz en una postal familiar. Foto Instagram Ramón DíazMichael y Ramón Díaz en una postal familiar. Foto Instagram Ramón Díaz

Brian también era apasionado del básquet. Jugaba en el club Unión de Mar del Plata. Era fanático de Peñarol, como su papá, y simpatizante de Independiente. La noche de su muerte, cruzó una avenida, frente al boliche Gap, y un auto lo atropelló. Agonizó ocho días en el sanatorio Belgrano.

El fatal choque de su hermana, Bárbara, ocurrió en el marco de una intensa lluvia cerca del mediodía del martes. El ex futbolista de San Lorenzo manejaba con sentido Buenos Aires-La Pampa.

Milo Ramón Díaz, hijo de la pareja, de 5 años, fue trasladado al hospital Julio de Vedia, junto con su papá.

Aldo Flaqué, el bombero que murió en el choque.Aldo Flaqué, el bombero que murió en el choque.

Michael sufrió fractura de fémur y traumatismo de tórax. Por orden del fiscal de la UFI N° 4 de Mercedes, Lisandro Masson, tiene custodia policial y está en calidad de “aprehendido”. En las próximas horas será trasladado a una clínica de Buenos Aires.

Al momento del hecho, Ramón Díaz se encontraba dirigiendo el partido de cuartos de final de la Copa del Rey de Campeones de Arabia Saudita con su equipo, Al-Hilal, que derrotó 3-1 a Al-Fateh.

Una historia de amor, lejos del fútbol

Michael Díaz nació en Avellino, Italia, e inició su carrera como futbolista en San Telmo, con el peso de su apellido.

En 2007 pasó a San Lorenzo, donde Ramón era entrenador, y jugó junto a su hermano Emiliano, que hoy es ayudante de campo de su padre en el Al-Hilal de Arabia Saudita. También pasó por Defensores de Belgrano, Indios de Chihuahua (México) y Ferro de Trenque Lauquen.

La carrera del delantero nunca terminó de despegar. A diferencia de su hermano, Michael se alejó del fútbol y se dedicó más a los negocios familiares, conformando un núcleo cerrado con Bárbara y su hijo.

Los dos vehículos, destruidos. Foto: Corredores Viales S.A.Los dos vehículos, destruidos. Foto: Corredores Viales S.A.

La pareja se conoció cuando Bárbara se mudó a la Ciudad de Buenos Aires para estudiar, luego de la muerte de su hermano Brian. Empezaron a salir en 2016 y se casaron poco tiempo después.

Ambos se dedicaban desde hace tiempo a alquilar tres campos como coto de caza. Terrenos que eran propiedad de Ramón Díaz y están ubicados en La Rioja, Entre Ríos y La Pampa. La mayoría de sus clientes eran extranjeros que venían a cazar jabalíes, ciervos y aves.

Al momento de la tragedia, estaban viajando a La Pampa para cumplir justamente con un compromiso laboral en uno de esos campos.

Destacados