InicioEducaciónLa inédita decisión que tomó la Ciudad ante la falta de docentes...

La inédita decisión que tomó la Ciudad ante la falta de docentes que genera polémica

Es porque en las primarias cada semana quedan cargos vacantes por licencias. Una parte se cubrirá con docentes de jardín de infantes y dicen que los capacitarán.

“Fractura de muñeca”, diagnosticaron los médicos. “Licencia de 15 días”, siguieron desde la ART. “¿Quién va a cubrir las horas de la maestra?”, se preguntaron desde la dirección de una escuela del barrio porteño de Mataderos. Hace años, que todas las semanas quedan cargos vacantes en todo el sistema, pero muy especialmente en primaria, según relatan a Clarín docentes y sindicatos.

La respuesta es maestros que se turnan para que los chicos queden sin clases u horas libre. Una hora cada uno, como pueden. Durante dos semanas, los alumnos de una escuela primaria del distrito 13 tendrán clases, sí, pero con una decena de docentes, que con suerte recuerden alguno de sus nombres. La cuestión es dónde queda en este escenario la calidad educativa.

El Ministerio de Educación porteño adelantó a Clarín que abrió una convocatoria del programa “Maestros Itinerantes” que, por primera vez, recibirá postulaciones de educadores de nivel inicial para cubrir horas en el primer ciclo de primaria, además de maestros titulados para enseñar en primaria. Es decir, docentes de jardín de infantes que cubrirán lugares en primero, segundo y tercer grado.

“No es una estrategia de cobertura directa, sino que se suman a este equipo de maestros itinerantes y van ayudando a los distintos distritos escolares a hacer esta cobertura temporal, mientras a partir de la herramienta de acto público se cubra el cargo. Típicamente es por dos días, tres días, cuatro días. Es una experiencia que vamos a comenzar ahora y la vamos a evaluar hasta el final del año”, indicó el subsecretario de Carrera Docente del Ministerio de Educación porteño, Oscar Ghillione.

El funcionario detalló que se tomarán, en esta primera etapa, a 30 maestros jardineros, que tendrán que hacer una “capacitación extra” y además tendrán “acompañamiento de la Dirección de Nivel Primario.

Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad. Foto: Federico López ClaroSoledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad. Foto: Federico López Claro

El secretario general del sindicato docente Ademys, Jorge Adaro, fue categórico sobre la medida: “Esto no va a solucionar el problema de que los pibes estén sin clase. Primero, porque tampoco es que en el nivel inicial las maestras sobren, y después porque no hay que olvidar que esta etapa es crítica en el aprendizaje, es cuando se enseña a leer o a multiplicar a los niños”.

Por ejemplo, el viernes de la semana pasada, quedaron 500 cargos sin cubrir en total en escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires, de los que 165 correspondían a docentes de primaria, afirmó Adaro a Clarín en base a la información pública recolectada del sitio de Actos Públicos en Línea.

La secretaria de Educación Primaria del gremio docente UTE, Natalia Militi, calculó que los cargos vacantes que quedan suelen ser más, entre 190 y 300 por día para el sector de primaria y calificó de “grave” el problema.

“Es necesario que se trate de forma urgente la falta de maestros y maestras que hay en la ciudad de Buenos Aires. Es de público conocimiento que es un paro silencioso, ya que hace que los pibes y las pibas no puedan tener hoy clases”, opinó Militi.

“Estamos hablando de 3.000 niños y niñas sin docentes la última semana. Esto nunca fue así. Es un problema que empezó hace unos cuatro años y que está focalizado en primaria, pero en secundaria también pasa, solo que ahí tenés docentes por materias. Te falta el de física y es una sola materia”, siguió Adaro.

Ghillione relativizó la magnitud de los cargos vacantes. En diálogo con Clarín, dijo que hoy “en términos de cobertura efectiva, en el nivel primario está cubierto más del 98 por ciento” y agregó que aquellos cargos que no se cubre son, en su mayoría, licencias cortas “de dos o tres días” y solo “en casos muy específicos, muy puntuales, tal vez queda una posición sin cubrir por más tiempo”.

Los testimonios de docentes y familias que se contactaron con Clarín describen otra realidad. En la escuela 4 del distrito 20, en Liniers, una madre de un estudiante del séptimo grado aseguró que ya llevan un mes sin docente. “Es una escuela re tentadora, en pleno Liniers, de doble escolaridad. A lo que voy es que no es una zona de difícil acceso. Y el cargo es re lindo, de maestra de grado”, contó a este diario y agregó que en la escuela 18 del distrito 21, un segundo grado estuvo un mes y medio sin docente.

Docentes y familias dicen que hay aulas que quedan sin docente durante semanas. Foto: Andrés D’ElíaDocentes y familias dicen que hay aulas que quedan sin docente durante semanas. Foto: Andrés D’Elía

Cómo funciona el sistema

Cuando un docente se toma licencia de más de 48 horas, el Ministerio de Educación porteño ofrece el cargo a través de un acto público, que desde hace 3 años se realiza a través de un sitio web y ya no de manera presencial. El problema es que, diariamente, cientos de cargos quedan sin cubrir. Al día siguiente, el cargo se vuelve a ofrecer, pero pasan los días y puede suceder que nadie los tome. La oferta supera la demanda.

“Cuando eso pasa, la escuela tiene un montón de sistemas para reorganizar la enseñanza, ya sea desde la conducción o desde otros roles que están en la escuela para reorganizar y que obviamente nunca se suspendan las clases, sino que que se acompañe a los estudiantes de otra manera”, agregó Ghillione.

Si la licencia docente no es tomada, las escuelas pueden disponer cómo reorganizar la enseñanza. “Tenemos maestros coordinadores de trayectorias escolares, maestros itinerantes, programas socioeducativos y programas de apoyo”, detalló Ghillione y afirmó que “nunca se suspenden las clases, nunca queda una aula descubierta”.

Desde el Gobierno porteño insisten en relativizar la falta de docentes. “En general, si vos agarrás todos los cargos del sistema y ves los que quedan sin cubrir, es menos del 3 por ciento y son cargos temporales”, aseguró Ghillione, y agregó que además la semana del 26 de junio se levantará la dispensa final por Covid de licencias a maestros con condiciones de riesgo, lo que hará que se reincorporen entre unos 450 profesores y maestros que estaban dispensados de la presencialidad.

“Crisis vocacional”

En el sector privado también registran una escasez de docentes. “Este problema es en todo el país, pero sobre todo en la Ciudad y Gran Buenos Aires. Y se viene profundizando. No se llega a cubrir todos los cargos requeridos de vacantes y licencias con docentes titulados. Por eso, en general se tiene que apelar a estudiantes avanzados de profesorados o docentes jubilados”, explica a Clarín Perpetuo Lentijo, secretario general de la Asociación de Entidades Educativas Privadas Argentinas (Adeepra).

En su opinión, el desafío más grande será superar “la crisis vocacional” que hace que menos personas estudien la carrera docente, a pesar de que “hoy por hoy, la docencia es una actividad que tiene un buen nivel de empleabilidad a diferencia de otras y, respecto a lo que fue en otras épocas, un nivel de remuneraciones que si bien no es el deseable, es bastante más digno”.

“El profesorado de nivel primario históricamente era de 2 años. Después en el nivel superior, pasó a 4 años, lo cual está muy bien porque apunta a una mejor formación. Pero obviamente en 4 años cualquier joven en otros ámbitos puede obtener una licenciatura o un título con competencias para ejercer otras profesiones que resultan más atractivas. Por eso es que la docencia no tiene la cantidad de ingresantes que el sistema requiere”, apuntó.

Para Adaro, de Ademys, entre las principales causas de la faltante de docentes se encuentran un “salario que desmotiva la continuidad docente, que hizo que muchos maestros y maestras se vayan a trabajar de otra cosa” y también un “claro desmantelamiento de los profesorados, que hace que no haya nuevas camadas de docentes que cubran esos cargos de licencia”.

Según informó el Ministerio de Educación porteño hace una semana tras un nuevo ajuste salarial, “el salario neto de un maestro de grado sin antigüedad pasará a ser en junio de 356.314 pesos para jornada completa. Mientras que el salario para los maestros que cuentan con la máxima antigüedad será de 413.393 pesos”.

Para Militi, de UTE, hay “una desinteligencia de parte del Gobierno de la Ciudad, porque ha modificado tanto la carrera docente y ha intentado proponer cuestiones que están relacionadas con el aprendizaje que no lo garantizan y afectan totalmente los procesos y las trayectorias escolares de los pibes en las escuelas”.

RECOMENDADOS