InicioPolicialesJugadora de fútbol, tatuadora, mamá y modelo: quién era Florencia Guiñazú, la...

Jugadora de fútbol, tatuadora, mamá y modelo: quién era Florencia Guiñazú, la joven asesinada por su marido en Mendoza

  • Tenía 30 años y fue hallada muerta en su habitación, junto a su pareja.

Florencia Guiñazú (30) jugaba al fútbol, una de sus mayores pasiones. Era mamá de dos chicos pequeños y trabajaba como tatuadora. Acababa de cumplir 30 años, una semana antes de ser asesinada por su marido.

Este último sábado por la tarde, un cartel escrito a mano dio el primer indicio de que algo grave había ocurrido. “Llamen a la policía que los niños están solos”, podía leerse en el cartel pegado en la puerta de su casa, en un complejo de departamentos en la localidad de Las Cañas, en calle Bombal al 300 de Guaymallén, Gran Mendoza.

Florencia era mamá de una nena de 5 años y un varón de 7 que fueron testigos de la violencia que su papá ejercía hacia ella. La joven había denunciado a su pareja por violencia de género en noviembre del año pasado. Pero habían vuelto a vivir juntos.

Un vecino encontró solo en el living de la casa al nene jugando con una consola de videojuegos. Tenía hambre. Golpeaba a la habitación de sus padres pero nadie respondía. Estaba cerrada con llave por dentro. La nena, la menor de los hermanos, se había ido a la casa de su abuela.

Florencia dedicaba su tiempo libre a los deportes: jugaba al fútbol, practicaba rugby y hacía crossfit.

En sus redes sociales, compartía su pasión por la naturaleza. Había nacido en la localidad de La Consulta, en el Valle de Uco mendocino, un pueblo tranquilo rodeado de viñedos, árboles frutales y con las imponentes montañas del Cordón del Plata, muy cerca.

Florencia Guiñazu, la mujer asesinada en Guaymallén, Mendoza.
Florencia Guiñazu, la mujer asesinada en Guaymallén, Mendoza.

La joven mamá estaba radicada desde hacía varios años en la zona metropolitana de Mendoza. Allí había formado pareja con Ignacio Notto (32), padre de sus dos hijos.

La principal hipótesis que investiga el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello es que Notto fue quien la asesinó y luego se suicidó.

Florencia era Técnica en Higiene y Seguridad Laboral. Pero se ganaba la vida como tatuadora. Sus trabajos los compartía en un perfil de Instagram, en el que tenía más de 25 mil seguidores.

Ignacio Noto y Florencia Guiñazú.
Ignacio Noto y Florencia Guiñazú.

Sus amigas y conocidas del Colectivo Feminista del Valle de Uco, postearon: “La violencia machista y femicida nos arranca a golpes la vida de una piba que amaba el deporte, entrenaba fútbol, rugby y crossfit”.

D.D.

RECOMENDADOS