InicioPolicialesJavier Milei le da a Daniel Scioli una importante secretaría del Gabinete:...

Javier Milei le da a Daniel Scioli una importante secretaría del Gabinete: Ambiente, Turismo y Deportes

  • Le habían ofrecido seguir al frente de la embajada en Brasil.

Daniel Scioli vuelve al Ejecutivo. El ex embajador en Brasil finalmente se hará cargo de la secretaría de Turismo, Ambiente y Deportes que depende del ministerio del Interior, a cargo de su amigo y ex funcionario bonaerense Guillermo Francos.

El ex motonauta, a quien la canciller Diana Mondino le había pedido que continuara al frente de la embajada en Brasil, se había desempeñado como ministro de Turismo y Deportes durante la gestión de Eduardo Duhalde.

Hace nada más que 10 meses, Scioli se ilusionaba con ser candidato presidencial y hasta con un triunfo en primera vuelta del peronismo. Al mismo tiempo, pedía no minimizar el fenómeno de Javier Milei. El diagnóstico no fue el acertado, aunque no estuvo tan lejos. El no fue candidato, pero el aspirante del peronismo Sergio Massa estuvo a tres puntos de consagrarse en primera vuelta y el fenómeno libertario escaló hasta llegar finalmente a la Casa Rosada.

Allí estuvo el viernes el ex motonauta para reunirse a solas con el ministro Francosmucho más que un viejo conocido, quien durante la gobernación bonaerense de Scioli se desempeñó como titular del Banco Provincia.

La visita del último embajador en Brasil reactivó los rumores sobre un inminente desembarco de Scioli en el Ejecutivo, mientras su pliego para seguir al frente de la embajada en Brasil esperaba en el Senado y ya tenía el visto bueno de Lula da Silva.

Ni en Interior ni en el entorno de Scioli dieron detalles del encuentro donde terminó de cocinarse su arribo al Ejecutivo. “Solo vino a hablar, fue un encuentro privado”, intentaron minimizar en el Gobierno. Funcionarios con despacho en la Rosada admitían de todos modos que la incorporación de Scioli tendría un impacto político beneficioso para el Ejecutivo.

Un puesto vacante hecho para Scioli

La flamante secretaría de Turismo, Ambiente y Deportes estaba vacante desde la asunción de Milei: Clarín lo había anticipado hace más de un mes que el ex gobernador bonaerense negociaba ese lugar que considera ideal para él: “Está hecha a imagen y semejanza de Daniel”, opinaba un ex funcionario sciolista. El único nombre que se escuchaba para el cargo de secretario de tres áreas que hasta diciembre tuvieron rango ministerial era el del ex gobernador.

El detalle de que los tres subsecretarios hubieran sido confirmados abonaba las hipótesis. El representante de futbolistas Ricardo Schlieper se hizo cargo de Deportes; y la abogada especializada en derecho ambiental Ana Lamas tomó la posta en ambiente. Yanina Martínez, que ya ocupaba la subsecretaría de Turismo durante la administración de Alberto Fernández, continuará en su cargo. En las últimas horas Martínez compartió fotos y recorridos con Lorena Scioli -hija y colaboradora del ex gobernador- en la Feria de Turismo, en Madrid.

No fue la única novedad que mezcló familia y poítica en la ecuación Scioli-Milei. Nicolás Scioli renovó su cargo como director del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) horas después de la visita del ex embajador a la Rosada. En Interior, Scioli cuenta con otros viejos conocidos como el virtual viceministro Lisandro Catalán y el subsecretario de Provincias Javier Milano Rodríguez.

Idas y vueltas en la negociación

Las idas y vueltas en la negociación con la oposición por la ley ómnibus que empujó con suerte dispar Francos abrían interrogantes sobre el verdadero poder del ministro del Interior y hasta sobre su futuro en el Gabinete. El propio ministro ironizó sobre los rumores que lo daban como posible embajador en el Reino Unido.

El deseo de Scioli de volver a ocupar un cargo en la gestión era claro, aunque él hiciera silencio. Sus oficios dialoguistas difícilmente pudieran encauzar el vínculo entre Javier Milei y Lula da Silva, aunque él siempre se tenga fe y posea en su palmarés un acercamiento con Jair Bolsonaro cuando el ex mandatario brasileño se había convertido en un crítico feroz de Alberto Fernández.

Scioli ya había desocupado la residencia del embajador en la capital brasileña y sus funciones fueron absorbidas en lo formal por el encargado de negocios Rodrigo Bardoneschi, funcionario de carrera de Cancillería.

El ex motonauta, no obstante, siguió hasta el final haciendo gestiones informales. La semana pasada se reunió con el gobernador de Entre Ríos Rogelio Frigerio y con el ministro de Producción de Santa Fe para asesorarlos. Días antes se hizo tiempo para descansar y recorrer Mar del Plata, su lugar en el mundo.

En una gestualidad que no necesita ninguna sobreinterpretación, el gobernador publicó una foto con el CEO de FlyBondi y una gorra con la leyenda “Las fuerzas del cielo” que le había llevado la canciller Diana Modino durante su visita a Brasil.

A los 66 años, Scioli escribe un nuevo capítulo de su ajetreado itinerario político. De Menem a Duhaldede Duhalde a los Kirchner, de la gobernación y su sueño presidencial trunco a la embajada en Brasil, de una candidatura frustrada a apoyar a su enemigo íntimo Sergio Massa; del peronismo a las huestes libertarias de Javier Milei. Al flamante secretario, siempre mirado con desconfianza por el kirchnerismo, le gustaba que el mote del “traidor que nunca traicionó”. En La Cámpora ya no opinan igual.

RECOMENDADOS