InicioCienciaEn el antiguo Egipto, las manos cortadas eran botín de guerra

En el antiguo Egipto, las manos cortadas eran botín de guerra

Los arqueólogos ofrecen una nueva explicación para uno de los hallazgos más macabros del siglo, “una colección de manos cuidadosamente reunidas” en un templo de 3.500 años de antigüedad.

Aristóteles llamó a la mano “la herramienta de las herramientas”; Immanuel Kant, “la parte visible del cerebro”.

Las primeras obras de arte fueron huellas de manos en las paredes de las cavernas.

A lo largo de la historia, los gestos de las manos han simbolizado toda la gama de experiencias humanas:

poder, ternura, creatividad, conflicto, incluso (bravo, Miguel Ángel) el toque de lo divino.

Sin manos, la civilización sería inconcebible.

Una foto cedida por Julia Gresky muestra una vista general de las 11 manos derechas encontradas en dos fosas en la actual Tell el-Dab'a, Egipto, en 2011. Los arqueólogos han ofrecido una nueva explicación para uno de los hallazgos más macabros del siglo, "una colección de manos cuidadosamente reunidas" en un templo de 3.500 años de antigüedad. (Julia Gresky via The New York Times)Una foto cedida por Julia Gresky muestra una vista general de las 11 manos derechas encontradas en dos fosas en la actual Tell el-Dab’a, Egipto, en 2011. Los arqueólogos han ofrecido una nueva explicación para uno de los hallazgos más macabros del siglo, “una colección de manos cuidadosamente reunidas” en un templo de 3.500 años de antigüedad. (Julia Gresky via The New York Times)

Por eso, el descubrimiento en 2011 de los huesos de una docena de manos derechas, en un yacimiento donde estuvo la antigua ciudad egipcia de Avaris (hoy Tell el-Dab’a), fue especialmente inquietante.

Los restos fueron desenterrados, la mayoría con las palmas hacia abajo, de tres fosas poco profundas cercanas a la sala del trono de un palacio real.

Las manos, junto con numerosos dedos desarticulados, fueron enterradas probablemente durante la XV dinastía egipcia, entre 1640 a.C. y 1530 a.C.

En aquella época, el delta oriental del Nilo estaba controlado por una dinastía llamada los hicsos, que significa “gobernantes de países extranjeros”.

Aunque el historiador egipcio ptolemaico Manetón describió a los hicsos como “invasores de una raza oscura” que conquistaron la región por la fuerza, investigaciones recientes han demostrado que descendían de pueblos que habían inmigrado pacíficamente durante siglos desde el suroeste de Asia, actual Israel y los territorios palestinos.

Con el tiempo, unos pocos llegaron al poder como los hicsos, con base en Avaris.

Se cree que los hicsos introdujeron en Egipto el caballo y el carro, el trabajo del vidrio y todo tipo de armamento, como las hachas de batalla y los arcos compuestos.

Un estudio reciente publicado en la revista Nature propone que los hicsos tenían una costumbre conocida como el Oro del Valor, que consistía en tomar las manos de los combatientes enemigos como trofeos de guerra.

El ritual parece haberse convertido en una práctica habitual en Egipto, donde los soldados regresaban del combate y presentaban las manos derechas desmembradas de los enemigos derrotados a su faraón o comandante militar.

“Las amputaciones eran un medio seguro de contabilizar a los enemigos abatidos”, afirma Manfred Bietak, arqueólogo de la Academia Austriaca de Ciencias que ha colaborado en el trabajo.

“También hacían que el enemigo muerto fuera incapaz de volver a levantar la mano contra Egipto en el Mundo de las Tinieblas”.

Las inscripciones de las tumbas y los relieves de los templos describen la truculenta ceremonia pública, pero el nuevo estudio, realizado por un equipo de investigadores alemanes y austriacos a partir del análisis de restos óseos, ofrece la primera prueba física de la misma.

“Se realizó un minucioso trabajo sobre la naturaleza quirúrgica de las amputaciones”, explica Kara Cooney, profesora de arte y arquitectura egipcios en la UCLA.

“La carne y las uñas siguen unidas a las manos, lo que proporciona más información para una colección de manos cuidadosamente reunida”.

En 2011, los frágiles apéndices fueron endurecidos con un pegamento soluble en acetona para que pudieran ser retirados del suelo en un bloque de yeso.

Al estar mal conservadas, las manos no pudieron muestrearse genéticamente; Julia Gresky, paleopatóloga del Instituto Arqueológico Alemán de Berlín, determinó su sexo biológico mediante una medida no invasiva que compara la longitud del dedo índice con la del anular.

“Los dedos anulares de los varones suelen ser más largos que los índices”, explica Gresky.

“En las mujeres suele ocurrir lo contrario”.

Aunque algunos críticos consideran que la herramienta es simplista y poco fiable, Gresky confía en que al menos 11 de las 12 manos eran masculinas.

“Esas 11 manos eran grandes y robustas”, afirma.

“La duodécima era mucho más pequeña y posiblemente femenina. Soy bastante optimista sobre la posibilidad de que fuera una mujer”.

Cooney señala que no hay constancia de que las mujeres fueran soldados en el antiguo Egipto.

“Era un ámbito de acción masculino”, dijo.

Sin embargo, los textos egipcios del reinado de Ramsés III, entre 1186 a.C. y 1155 a.C., indican que había mujeres en el ejército libio.

Todos los huesos desenterrados en Avaris estaban completamente formados pero no mostraban signos de degeneración relacionada con la edad, lo que sugiere que las manos habían pertenecido a individuos de edades comprendidas aproximadamente entre los 14 y los 30 años.

Algunos egiptólogos habían teorizado que el desmembramiento era un castigo bárbaro para criminales, pero Gresky dijo que la ubicación, el nivel de cuidado y quizá la posición de las manos cercenadas abogaban por trofeos de guerra.

Salima Ikram, egiptóloga de la Universidad Americana de El Cairo que no participó en el proyecto, dijo que el nuevo análisis “plantea cuestiones interesantes sobre los orígenes de las tradiciones que muestran el dominio sobre los enemigos, no sólo en Egipto, sino en todo el mundo antiguo”.

Peces en cestas

Los antiguos egipcios son venerados por sus logros en arte, arquitectura y tecnología.

Pero su brutal tradición de mutilar a criminales y adversarios es anterior a los hicsos en más de un milenio.

A los perjuros a veces se les disciplinaba rebanándoles las orejas y la nariz; a los insurgentes, empalándoles los cuerpos por las costillas hasta la muerte.

La Paleta de Narmer, un grabado ceremonial que data de la época de la unificación del Alto y Bajo Egipto, hace unos 5.000 años, muestra la decapitación y mutilación de lo que aparentemente eran jefes rivales.

A un lado de la paleta, el rey Narmer sostiene una maza en alto con la mano derecha mientras con la izquierda tira del pelo a un cautivo arrodillado.

“El motivo de la paliza habría sido una muestra pública del poder del rey Narmer sobre su enemigo, destrozando el cráneo en pedazos sangrientos”, explica Cooney.

En el reverso, el rey inspecciona filas de cadáveres atados y decapitados, con la cabeza entre las piernas y el pene castrado sobre la cabeza.

“El desmembramiento era un anatema para los antiguos egipcios, que querían sus cuerpos enteros para materializar su existencia en el más allá”, explica Cooney.

Un relieve del templo funerario de Ramsés III, en Medinet Habu, muestra al faraón de pie en un balcón tras una victoria, no lejos de montones de falos (12.312, según una traducción de celosos escribas del ejército) y manos (24.625) cercenados de sus enemigos.

En el templo de Amón en Karnak, una crónica de una batalla del siglo XIII a.C. detalla que los prisioneros fueron llevados de vuelta al faraón Merneptah con “burros delante de ellos, cargados de penes incircuncisos de la Tierra de Libia, con las manos de [todas] las tierras extranjeras que estaban con ellos, como peces en cestas”.

Si hemos de creer el recuento de víctimas mortales, los egipcios recogieron los penes de 6.359 enemigos incircuncisos muertos y las manos de 2.362 enemigos circuncidados.

“El hedor debía de ser espantoso, y de ahí el comentario de ‘peces en cestas'”, dijo Cooney.

La mano equivocada

Salvo para delitos especialmente atroces, como el robo de las tumbas de los faraones, la amputación de manos era un castigo poco frecuente en el antiguo Egipto, por lo que Bietak afirmó que era poco probable que las manos halladas en Avaris fueran de criminales.

Pero tales cercenamientos eran un tema relativamente común en las escenas militares del Nuevo Reino, que comenzó en el siglo XVI a.C. y duró casi 500 años.

Bietak, que dirige las excavaciones en Tell el-Dab’a desde 1966, afirma que los egipcios parecen haber adoptado esta costumbre entre 50 y 80 años antes de lo que indican las inscripciones y las imágenes.

Un relieve del templo de Ahmose I en Abydos muestra un montón de manos desprendidas en el campo de batalla.

Ahmose I fue el rey que conquistó Avaris y derrotó a los hicsos.

¿Las manos de Avaris fueron cortadas de víctimas vivas o de difuntos recientes?

“Cuando se colocaron en las fosas, las manos debían de ser lo bastante blandas y flexibles como para estirarlas hasta una posición presentable”, explica Gresky.

“Esto implica que se colocaron allí antes de que se instaurara el rigor mortis o después de que hubiera pasado”.

Probablemente después, dijo; las manos habrían sido recogidas y almacenadas durante algún tiempo antes de ser colocadas en la fosa.

“Si fue antes”, dijo Gresky, “entonces las amputaciones tuvieron lugar justo antes o incluso durante la ceremonia de ofrenda”.

Según Gresky, lo más probable es que las manos se cortaran entre uno y cuatro días después de la muerte.

Señaló que las fosas habrían sido visibles desde la sala del trono del palacio, lo que indica que se trataba de una ceremonia pública y refuerza la idea de que las manos eran botín de guerra.

¿Por qué cortar la mano derecha?

“La derecha suele ser la mano dominante para la actividad: para escribir, trabajar y luchar”, explica Cooney.

“Extirpársela a una persona viva es un método de imponer un control violento y, potencialmente, de dejar a la víctima viva de esa extirpación a la vista de todos, un anuncio andante de no cruzarse con el poder”.

En la tumba de un oficial del ejército llamado Ahmose, hijo de Ibana, un relato describe cómo después de cada escaramuza con los hicsos en Avaris y Sharuhen, informaba de su nuevo botín de manos enemigas al faraón, que le recompensaba con el Oro del Valor.

Bietak especula que el vistoso atuendo incluía collares de cuentas de oro y colgantes en forma de moscas.

“Las moscas están en el fragor de la batalla, nunca se rinden y siguen volviendo a la refriega, como deben hacer los buenos soldados”, explica Ikram.

“Por eso, comparar a un guerrero con una mosca era un gran cumplido”.

Destacados