InicioDeportesEl piloto argentino que es mecánico de su propio auto para correr...

El piloto argentino que es mecánico de su propio auto para correr en Estados Unidos mientras sueña con la Fórmula 1

Luciano Martínez tiene 20 años y desde marzo compite en la Fórmula 4 US. “Quiero tener la trayectoria de Colapinto”, se ilusiona.

Mientras a los 33 años Agustín Canapino se destaca como rookie en la IndyCar, otro argentino encara también su primera experiencia en el automovilismo de Estados Unidos, aunque con el deseo puesto en llegar a la Fórmula 1. Se llama Luciano Martínez, tiene 20 años y corre en la Fórmula 4 US. Aunque no solo se sube al auto. “¿Cómo terminé de mecánico? Fue una propuesta mía”, le anticipa a Clarín en la previa de la segunda fecha de la temporada.

“Tenemos asegurado (correr) hasta la tercera fecha del año y parte de eso lo conseguí ayudando al equipo antes de las carreras. En Estados Unidos no se puede trabajar, pero a la primera fecha llegué dos meses antes de la carrera y estuve colaborando con el equipo. Haciendo la función de mecánico en mi propio auto, ellos se ahorran pagar un mecánico más y yo eso me lo ahorro directamente del presupuesto“, justifica.

Los conocimientos de mecánica los cosechó en 2019, cuando “empezaron los trámites para traer la Fórmula 4 a la Argentina”. “Venían separados los motores y los chasis y gran parte del trabajo era armar los autos; entonces, ayudaba como mecánico y los probaba. Aprendí por una cuestión de pasión y de querer ver a la categoría salir adelante”, cuenta. Aunque la F4 en el país no prosperó, le dio herramientas que ahora usufructúa.

Fue por esa época también que comenzó a estudiar la posibilidad de irse a Estados Unidos, por una cuestión deportiva y económica. En primer lugar, en Argentina la máxima categoría de monopostos es la Fórmula 3 Metropolitana, donde el piloto de Canning estaba desde 2019. “No hay más para escalar y la única forma de perseguir ese sueño de alcanzar la Fórmula 1 es a nivel internacional“, subraya.

Lucho Martínez eligió Estados Unidos y no Europa porque "es lo más barato". Su sueño es llegar a la F1.Lucho Martínez eligió Estados Unidos y no Europa porque “es lo más barato”. Su sueño es llegar a la F1.

En el aspecto monetario, en tanto, “Estados Unidos es lo más barato” y en la Scuderia Buell tenía “algunos conocidos y muy buenas relaciones”. Fue eso lo que le abrió la posibilidad de ofrecer sus servicios como mecánico. “Yo sabía que lo que me podía hacer abaratar los costos era aprovechar lo que yo ya conocía de la parte mecánica para que mi ayuda valiera la pena en el descuento del presupuesto”, enfatiza.

El idioma tampoco fue un impedimento porque “el dueño y el ingeniero del equipo son argentinos”, por lo que puertas adentro habla en español.

Asimismo, hace siete u ocho años tomó la decisión de ver en inglés todo lo que busca en Internet o en las redes sociales. “Si bien tenía una base, lo que me terminó de afirmar y dejar cómodo con las pronunciaciones fue consumir todo en inglés. Hoy por hoy, no tengo dificultad para manejarme con el inglés allá. Si bien tengo acento argentino hablando en inglés, me hago entender y entiendo todo lo que me puedan decir”, remarca.

Cuando el talento solo no alcanza

Atento al auto. Lucho Martínez (en musculosa) observa el trabajo final del equipo antes de la primera carrera de la temporada en la F4 US.Atento al auto. Lucho Martínez (en musculosa) observa el trabajo final del equipo antes de la primera carrera de la temporada en la F4 US.

Pero ser un mecánico part-time no es suficiente para reunir el dinero que implica tener una butaca en la F4 US. “Vendimos unas cuantas cosas que fuimos acumulando durante los años en Argentina para juntar la primera parte del presupuesto”, indica.

“Ahora estamos en la búsqueda del presupuesto de la segunda mitad y del desarrollo de lo que hemos planeado para los años siguientes. Por eso, lo más importante es mostrarnos fuertes; mostrar que valemos la pena, que tenemos potencial”, agrega quien volvió al país tras el debut en New Orleans. Durante los dos meses que pasaron hasta la fecha de este fin de semana en Wisconsin, se entrenó en el simulador y en el autódromo Roberto Mouras de La Plata con un auto de características similares.

Del 18 al 21 en el circuito Road America, Lucho Martínez encarará la cuarta, la quinta y la sexta carrera de la categoría, cuya actividad se retomará en junio y julio. Luego, habrá un parate hasta octubre y noviembre, aunque para eso el argentino deberá reunir el presupuesto que le permita seguir en la competencia.

Con 20 años y un futuro lleno de expectativa, cuenta que no descarta continuar su carrera en la IMSA (International Motor Sports Association) pero que el sueño es apuntarle a Europa y al recorrido de otro argentino. “La trayectoria de Franco Colapinto es la que quiero tener, es a quien queremos seguir”, sostiene en referencia al piloto de 19 años que corre en Fórmula 3 e integra la Academia Williams.

“El sueño y el objetivo es la Fórmula 1 y cuanto antes posible. Si pudiese ser mañana, sería mañana -redobla-. Si no se nos da la F1, porque no juntamos el presupuesto o no se nos permite, el objetivo es vivir del automovilismo. Siempre está la posibilidad de perseguir el camino de cobrar un sueldo del automovilismo. Sería un segundo sueño gigante”.

Destacados